martes, 26 de abril de 2011

El proceso


La sucesión ordenada de actos en que consiste el proceso, si la aplicamos a la presente asignatura, adquiere un carácter judicial, de forma que entonces se trata de una serie de actuaciones reguladas por ley y que van encaminadas a la obtención de un resultado jurisdiccional determinado.

Con él se persigue la consecución de un pronunciamiento jurisdiccional favorable a la pretensión del que lo pone en marcha.

Lo razonable es que, tras una desavenencia surgida entre dos partes, y agotados los cauces normales y extrajudiciales de solución del conflicto, se acuda a los tribunales en busca de un definitivo y legal pronunciamiento judicial que ponga fin a la cuestión planteada.