miércoles, 27 de noviembre de 2013

Facultades de los dueños sobre su cuota en la comunidad


En el artículo 399 del código civil, se establece en primer lugar el criterio por el cual cada comunero dispone de forma casi plena sobre su cuota, en segundo lugar que el comunero puede realizar actos de disposición, si bien se puede establecer unos pactos restrictivos en cuanto a la permanencia de la comunidad, estos pactos, no tienen carácter real sino que tienen carácter obligacional.

Comunidad

En el caso que no exista pacto de permanencia y uno de los comuneros decida enajenar su parte a un tercero. En este caso la solución viene regulada en el artículo 1522 que establece el derecho de retracto de comunidad. Este artículo no viene a decir que en los supuestos de que una parte se venda a un tercero, los restantes tendrán un derecho a adquirir una parte con preferencia en las mismas condiciones.

Por último tenemos que señalar que también es frecuente que un comunero no disponga solo de su cuota sino que disponga de la totalidad de la cosa sin que se halle legitimado para ello. Sobre este supuestos existen dos corrientes jurisprudenciales: hay un sector jurisprudencial que declara que esta compraventa es nula, sin embargo no es la solución más ajustada a derecho, porque lógicamente se está perjudicando a una de las partes, al futuro comprador. Ante estos supuestos la jurisprudencia se inclina por aplicar los artículos que regulan la compraventa de cosas ajenas recogidas en los artículos 1460 y 1479 del código civil.